domingo, 20 de junio de 2010

Cuatro del seis.

Aquel día, todo iba demasiado deprisa. Ella no se reconocía, estaba más feliz que nunca, como si por fin hubiese encontrado en eso sin lo que podía vivir. Miro a sus acompañantes. Era lo mejor que podía desear. Y su mirada se paro en el, en esa persona que le despertó una inmensa sensación de tranquilidad, como siempre hacia. Los dos sonrieron, y se siguieron picando. Entonces Bea, le llamo; y la aparto a un lado.

- ¿A ti te gusta Dan?-

- ¿Tanto se nota?- dijo ella preocupada.

- No, no es eso. Es que antes de que vinieras el estaba todo el rato hablándome de lo mucho que le gustabas, y de que eras súper especial, inteligente, guapa, simpática, amable.-

- Creo que te equivocas de persona.-

- No, lo acabo de comprobar. Y el se muere por besarte, ¿no te has dado cuenta?-

Ella se quedo extrañada, ¿podía ser eso verdad?





Continuará.

5 comentarios:

  1. Me gusta, me uno!
    estoy empezandoo, me gustaria tu opinion! un beso :D

    ResponderEliminar
  2. Es muy bueno!
    Y si claro que puede ser verdad.
    Te sigo :)
    K

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que si, si se transmitian cosas cuando se miraban sería lo más lógico :) cuídate!

    ResponderEliminar